Probando LibreOffice 4 – Para todos los gustos

themes-personas-libreoffice4

Lo primero es descargar la nueva versión de LibreOffice 4 desde su página y según el gestor de paquetes de tu distribución de linux en este caso paquetes .deb (que pueden instalar en Debian, Ubuntu, Canaima, o Linux Minty), arquitectura (32 ó 64),  en esta entrada descargaremos y instalaremos LibreOffice Linux – deb (x86_64), versión 4.0.1, Español . Deberán hacer tres descargas, el instalador de LibreOffice4, el idioma de la interfaz y la ayuda.

Luego descomprimir los tres archivos con extensión .tar.gz que descargaron y colocar en un mismo directorio puede ser uno que creen que se llama LibreOffice4,

Abrir un terminal y realizar lo siguiente:

su –
cd /home/lenin/Descargas/LibreOffice4/
dpkg -i LibreOffice_4.0.1.2_Linux_x86-64_deb/DEBS/*
dpkg -i LibreOffice_4.0.1.2_Linux_x86-64_deb/DEBS/desktop-integration/libreoffice4.0-debian-menus_4.0.1-2_all.deb
dpkg -i LibreOffice_4.0.1.2_Linux_x86-64_deb_langpack_es/DEBS/*
dpkg -i LibreOffice_4.0.1.2_Linux_x86-64_deb_helppack_es/DEBS/*

Si no ocurrió ningún error deberían tener LibreOffice4 correctamente instalado y listo para usar.

libreoffice4-linuxmint

Menú LibreOffice4 en Debian Mint

Sigue leyendo

Migración – Desde Password Gorilla a KeePass

Preámbulo – Gestión de contraseñas

Llega el momento en la vida de todo profesional en el área de informática o sistemas en que le corresponde tener acceso a múltiples sistemas, servicios ó recursos tecnológicos en general para usarlos, administrarlos o simplemente hacer disfrute de los mismos, es normal que eventualmente se añadan mas  elementos a nuestra lista de sitios a los cuales tenemos autorizado el acceso. Es bien sabido que como medida básica de seguridad no se debe usar la misma contraseña para todos los sitios informáticos a los cuales tenemos acceso puesto que en el caso de ser comprometida la contraseña de acceso a uno de los lugares a los que tenemos acceso estarían automáticamente comprometidos todos los sitios a los cuales tenemos acceso. Caso muy común, son los usuario sin conocimientos informáticos que colocan la misma contraseña a todos sus servicios en internet (correos gratuitos, redes sociales, comercio en linea etc… ) se compromete uno se comprometen todos. Todo este asunto se complica mucho mas puesto que no solo tenemos que lidiar con contraseñas distintas si no que en cada lugar tendremos usuarios distintos y seguramente cada uno de estos con diferentes niveles de acceso (usuario8, admin, lenin, root, leninmhs (twitter), leninmhs (gmail),lhernandez, lenin.hernandez, postgres,leninpg, etc… ), cuando son solamente tres o cuatro los sitios a los cuales tenemos acceso puede ser tolerable, pero cuando comienzan a ser mayor en cantidad y diversidad los sitios con los que interactuamos ya nuestra memoria no puede ayudarnos ni ser tan eficiente.

Al comienzo cuando no se tiene aun algo de experiencia y malicia en el área, se comienza haciendo y llenando una hoja de calculo con los nombres de usuarios, contraseñas y seguramente la referencia de a donde pertenece cada uno de estos (he tenido en exceso compañeros y conocidos que usan esta solución). Este no fue mi caso, yo me inicie creando un archivo de texto plano que escondía tontamente en alguna parte del sistema de archivo de los linux que usaba en aquel entonces precediéndole un punto (.) al nombre del archivo que almacenaba mis valiosas contraseñas, quedando algo así como /home/lenin/.misclaves el punto antecediendo el nombre del archivo significa que es un archivo “oculto”. Ambas soluciones son caóticas, malas y denotan falta de elegancia entre otras cosas por lo siguiente:

1 – Cuando abres el archivo para buscar y ver o copiar alguna contraseña le estas mostrando a todo tu alrededor todas las contraseñas y usuarios que tienes en ese listado. Mientras buscas alguna alguien habilidoso y malintencionado se aprende una o mas de ellas, ó sin mayor inconveniente alguien puede tomar una foto ó grabación mientras aparentemente está distraído con el celular.

Sigue leyendo

La Libertad no admite grises – El Software Libre y el Estado

En el año 2006, se dio a lugar un debate entre el software privativo y el software libre en la asamblea nacional, como parte de la discusión necesaria para el entonces proyecto de “Ley  de Tecnologías de Información” conocida en ese entonces como la “Ley de InfoGobierno”.

Una excelente reseña del evento la realizo Luigino Bracci, en su blog a través de tres (3) posts:

  1. Realizado primero foro de Software Libre vs. Software Privativo en la Asamblea Nacional venezolana
  2. Segundo artículo sobre el Foro de Software Libre vs. Software Privativo en el Parlamento venezolano
  3. Tercer artículo sobre el foro en la AN: La defensa de Hernández-Novich al Software Libre

Aún hay muchas personas que se preguntan por que Venezuela y otros países del mundo están migrando sus plataformas tecnológicas al software libre. Tal vez una de las mejores explicaciones de la necesidad de los gobiernos de usar software libre la encuentran en la ponencia realizada por Ernesto Hernandez-Novich titulada La Libertad no admite grises que se encuentra a continuación:

..:: Descargar presentación usada en el vídeo ::..

Nota Curiosa

  • La gran mayoría de los aplausos provenían de los integrantes de la comunidad del Software Libre que estábamos presentes, pero inclusive la bancada de asistentes que llevo Microsoft al foro terminaron aplaudiendo en muchas oportunidades esta ponencia.

Como nota curiosa sobre esta ponencia Ernesto Hernandez-Novich, su autor me comento lo siguiente:

  • Nota que las láminas las hice “en el momento” y con una herramienta muy diferente a la que uso actualmente, así que son muy simples. Ese detalle poca gente lo vió.
  • Yo pedí intervenir de último, porque mientras los demás hacían sus presentaciones, yo preparaba mis láminas incluyendo todos los argumentos en favor del software libre, combinando las refutaciones a aquellos argumentos falaces del resto de los ponentes.